LA EXPRESIÓN DE RINGORRON

17 ago. 2012

COTILLAS CORRALEÑAS

No podían faltar, claro está, las cotillas corraleñas. De fácil capacidad de impresión y con sentimientos más bien destructivos en cuanto a la vida en sociedad. Y es que en todas las épocas las ha habido, algunas veces más guapas, otras veces más feas, más altas o más bajas, pero siempre han estado ahí, desde el principio de los tiempos. Una especie no dada a extinguirse, pues parece ser que generación tras generación, las madres van pasando a sus hijas, que con mucho esfuerzo son preparadas en largas temporadas de su vida, el relevo del arte del cotilleo. Y si bien ya en la Edad Media, nos las podíamos encontrar hablando unas de otras y de otros sobre sus cualidades y aposentos físicos, en nuestros tiempos, no hay más que salir un día de procesión, de fiesta, o en cualquier acto multitudinario, que no es difícil ver a esta raza animal, haciendo de las suyas, mirando de reojo a otras hembras, de igual índole, o cuchicheando entre ellas para hablar de algún acontecimiento social de alto interés público. Eso si, seguramente hablando mal, y es que una de las características que condiciona ser una buena cotilla es a hablar MAL de la gente, nunca bien. ¿Qué clase de cotilla sería si hablara bien de las personas? Inconcebible en esta antigua especie, pues si eres cotilla eres cotilla, y tienes que saber actuar como tal. Que sean en este caso las mujeres, es por que oficialmente parece que están más extendidas, pero en el género masculino también los hay, y parece ser que siempre los ha habido, haciéndose notar menos. Aunque últimamente parece que han surgido ciertos "foros" donde propagar este antiguo arte, en sitios donde se reúnen muchos hombres trabajando y donde a parte de despedazar alguna que otra pieza de carne, despedazan también al que tiene enfrente o al vecino. Señores, estamos ante algo tan antiguo como el tiempo, y aunque parece que hay más en los pueblos, no nos engañemos que los y las cotillas, están extendidos por todo el mundo allá donde haya humanos.






Share This

No hay comentarios: