Buscar este blog

17 oct. 2012

EL PODER Y SUS SECUACES

Esta vez os muestro a otros tres personajes de una vez, que representan aspectos tan comunes en los corraleños como son el poder, el egoísmo y la incultura  relacionadas entre sí por una cinta que representa el mismo hilo conductor que les une EL PODER. Empezamos por el alcalde, todo cargado de razón, orgulloso, soberbio y chulesco. Dibujado en una figura pequeña y rechoncha o más bien gorda, cosa que detonaba que en la Edad Media vivía bastante bien ya que debido a sus grandes dimensiones, apreciamos que comía bastante mejor que muchos. Pues bien, aquí planteamos el típico personaje que abusando de su poder, se sitúa por encima de todos aunque físicamente y mentalmente no lo sea. Se podría decir que un amasijo de complejos hace que quiera sentirse por encima de todos, incluso utilizando un pequeño estrado, y olvidándose de la humildad, virtud que no suele dejarse ver mucho en personas acostumbradas a hacer lo que les plazca. Digamos que con su situación privilegiada como alcalde, se encarga de estar en el mejor sitio para hacerse la foto con quien y como considere oportuno. Nada nuevo.
Pasamos a hablar del egoísmo, refiriéndonos a aquellos que piensan que estando más cerca del poder, están más cerca de los privilegios y les va a proporcionar una mejor imagen a ojos del que mira. Y puede que alguna vez sea así, y que este tipo de personas interesadas y mandonas, por asegurarse su situación harán lo que sea para tocar un "pedacito" de poder sea como sea. Es lo que también hoy llamamos vulgarmente como "el pelota", y no se por que será, pero en Corral hay muchos y muchas que acercándose a la nobleza, piensan que "se les pegará" algo de ella, y cuando hablo de nobleza me refiero a los que gobernaban en aquella época, que eran los que se dignaban hacer lo que les interesaba, no lo que era justo ni bueno para los demás. Hoy en día podemos decir que es otro tipo de "nobleza" la que nos gobierna. En fin. 
Y por último hablamos de algo que tanto nos acompaña a los corraleños desde hace siglos y siglos como la incultura. Hay muchas maneras de incultura, pero esta vez la vemos reflejada en esa  persona que creyéndose los dos aspectos arriba explicados, piensan que están haciendo lo correcto dejándose llevar por palabras y promesas que le intentan inculcar y convencer de que si haces lo que te mandan, estarás dentro de los grandes y contarán contigo como socio leal sintiéndote valorado por los que tienen el poder. Cosa que es mentira, ya que en cuanto no interesas a alguien en lo que definimos como poder terrenal, seguro que harán carnaza de ti para echársela a otro buitres de tu misma ralea. Pero... ¿y si es verdad que dejándome llevar como una marioneta en esto del poder, me tendrán en cuenta y estaré por encima del resto? Estar por encima del resto y ser algo más que la masa y muchedumbre... el sueño de muchos.







No hay comentarios: