Buscar este blog

24 may. 2013

VUELTA A LA ANATOMÍA, ESTA VEZ MANOS


Regresado de mi viaje a la Toscana, donde pude ver ciudades como Florencia, Pisa, Siena y algunas más, no me queda más remedio que volver a corroborar lo buenos que eran los artistas del Renacimiento, responsables de forjar las verdaderas directrices del arte occidental en todo su esplendor, llegando a la perfección más absoluta y al completo conocimiento de la escultura, pintura y arquitectura.

Es alucinante ver como en aquellos tiempos plasmaron el mundo que les rodeaba de una manera tan perfecta y armoniosa, que parece increíble que fuera hace tanto tiempo. Y es que todavía hoy, no se ha llegado a superar los conocimientos artísticos que se consolidaron en aquella época. Para mi eso resulta ¡ALUCINANTE! Y sí, ahora tenemos mucha tecnología, pero las bases de el buen dibujante, pintor, escultor, etc... siguen siendo las mismas y siguen proviniendo de allí, sin llegar a ser todavía hoy superadas.

Pues bien, me di cuenta una vez más de todo lo que todavía me queda por aprender, con lo cual uno viene con las pilas cargadas y tan rebosante de arte, que no me ha quedado más remedio que intentar "imitar" a los grandes e intentar aprender de la misma manera que ellos lo hicieron en su día. Para ello me he puesto a mirar y remirar libros, apuntes, dibujos, etc... para aprender lo mejor posible la técnica que ellos dominaban, utilizando como base el aprendizaje completo de la anatomía  humana, que como ya he dicho en otras ocasiones, es de las cosas más complicadas y a la vez que más claras tiene que tener un buen dibujante para llegar a serlo. 

Vuelvo a insistir (hace tiempo que llevo insistiendo desde luego) en esbozar y construir manos, esta vez con mi añorado lápiz y papel el cual siempre tengo muy presente,  para conseguir dominar a la perfección su siempre compleja creación. Entender como se comportan los huesos, músculos y piel, requiere muchísimo trabajo, práctica y buen entendimiento de la anatomía, siendo uno de los dichos más pronunciado por los verdaderos dibujantes el siguiente: "uno no sabe realmente dibujar, hasta que no domina por completo el dibujo de las manos". 

Como dato curioso diré que los grandes pintores basaban, la mayoría de las veces, el presupuesto de sus  obras en la aparición de las manos, siendo mucho más caras cuando los clientes se empeñaban en mostrarlas al descubierto, lo cual nos da a entender que siempre ha sido muy complicado dibujarlas, incluso para los más grandes artistas de todos los tiempos. Si no lo sabíais, a partir de ahora fijaos en eso.

Saludos.








No hay comentarios: